Congressman José E. Serrano

Representing the 15th District of New York

El Voto Influye el Poder Decisional Político

Jul 22, 2018
In The News

Los boricuas residentes en los Estados Unidos tienen en el ejercicio de su derecho al voto un excepcional recurso para influenciar las decisiones gubernamentales que les afectan. Puerto Rico también puede beneficiarse del empoderamiento electoral de su diáspora.

Los grupos organizados en Estados Unidos para promover la participación democrática de los latinos reconocen ese poder. Son conscientes de la inmensa capacidad de movilización y acción electoral que puede desarrollar una diáspora organizada en búsqueda de cambios, tanto en sus comunidades, como en Puerto Rico.

Ello es parte del proceso democrático que los puertorriqueños residentes allá deben aprovechar.

Los boricuas se tienen que inscribir y votar para poder canalizar su fuerza electoral. Esa cruzada importante la han emprendido diversas organizaciones para hacer que las voces de sus comunidades sean escuchadas y sus asuntos atendidos por los gobiernos estatales y la capital federal.

El acceso a salud, empleo, vivienda y educación están entre los temas básicos que interesan a los puertorriqueños, tanto a los de la diáspora como a los isleños. Son aspectos relacionados directamente, por ejemplo, con las condiciones de los refugiados en Estados Unidos a causa del huracán María.

El estado de Florida es ejemplo de la importancia que ha ganado la comunidad puertorriqueña al sobrepasar el millón de habitantes. Es una de las poblaciones de crecimiento más rápido en la región central. Como tal, es uno de los grupos demográficos más influyentes en un estado pendular clave, donde su conducta puede ser decisiva en contiendas electorales cerradas. Su impacto podría sentirse tan cerca como en los comicios de noviembre próximo, un preludio de la campaña presidencial de 2020. Pero hay 340,000 boricuas que, aunque calificados para votar, no se han vinculado al proceso electoral en su nueva casa.

El noveno distrito de Florida, que incluye a Kissimmee y más de una tercera parte de la ciudad de Orlando, tiene en Darren Soto al primer puertorriqueño procedente de Florida en ser electo al Congreso. Su victoria en 2016 representó para muchos un hito en el crecimiento del mollero político de los hispanos en ese estado.

El potencial de influencia aumenta si consideramos el estimado de 450,000 personas que se movieron de la isla a Florida tras el temporal María en septiembre pasado. Aunque es imposible predecir la cifra exacta de cuántos se quedaron a vivir allí, nadie pone en duda el peso que tendría su integración en el proceso electoral. Así lo ha reconocido abiertamente el gobernador de Florida, Rick Scott, quien aspira a un escaño en el Senado estadounidense. Tras el paso de María, el ejecutivo gubernamental implantó centros de ayuda en los aeropuertos de Orlando y Miami, para en la búsqueda de vivienda, trabajos y servicios de salud para los recién mudados.

En Puerto Rico la tasa de participación electoral es sumamente elevada, de hasta 85porciento, en comparación con la de Estados Unidos. Sin embargo, ese involucramiento se reduce dramáticamente con las mudanzas a los estados. El gobernador Ricardo Rosselló estimó recientemente en 30 por ciento la participación electoral boricua en la metrópoli.

Distintas explicaciones se han dado para tal fenómeno. Entre ellas, que los puertorriqueños no sienten que pueden hacer una diferencia con su voto. Convencerles de que pueden ser la ficha de cambio en sus comunidades es la tarea central.

En la actualidad hay cinco boricuas en el Congreso, cuatro de los cuales están muy activos en relación a los temas de Puerto Rico.

La elección de Raúl Labrador, por Idaho, y la reelección cada dos años de Nydia Velázquez y José Serrano, por Nueva York, y Luis Gutiérrez, por Illinois, quien se retira el 2020, es resultado de muchos votos de confianza. Al panorama ahora se añaden las posibilidades de Alexandria Ocasio como voz de las comunidades de Nueva York.

Exhortamos a los boricuas en Estados Unidos a aprovechar la avenida democrática del sufragio para canalizar sus aspiraciones y lograr sus metas de vida.

Issues: