Congressman José E. Serrano

Representing the 15th District of New York

El Bronx llevaría a Trump a la corte de ser necesario

Jan 26, 2017
In The News

En el condado de la Gran Manzana donde hay más inmigrantes hispanos, representantes de todos los niveles del gobierno se unieron este jueves en las escalinatas de la Corte Suprema de El Bronx para mostrar resistencia contra las medidas ejecutivas anti-inmigrantes que anunció el presidente Donald Trump.

El presidente de El Bronx, Rubén Díaz Jr., comenzó haciendo hincapié en la importancia de los inmigrantes que son más de 40% de los 1.4 millones de residentes del llamado Condado de la Salsa.

“Ningún otro condado sufrirá más por estos recortes que el condado de El Bronx”, expresó Díaz Jr., al referirse a la decisión de Trump de eliminar fondos federales para las localidades que actúen como “ciudades santuarios”.

Aunque Trump aún no ha identificado cuáles recursos recortará, Díaz Jr. le dijo a El Diario que temen que eliminen fondos para beneficios de salud, educación, o seguridad.

El mandatario de El Bronx indicó que concuerda con los esfuerzos del alcalde Bill de Blasio para proteger a los inmigrantes y que incluso tomará acciones legales contra el Presidente republicano si es necesario. “Si él viene directamente cortando los recursos entonces el próximo acto para todos nosotros colectivamente es llevar al Presidente y al gobierno Federal a la corte para parar frenar esos recortes”, dijo.

Otros de los oficiales que alzaron su voz en defensa de los inmigrantes fueron los congresistas por Nueva York Adriano Espaillat y José Serrano, los asambleístas estatales Luis Sepúlveda y Marcos Crespo, y el concejal Rafael Salamanca.

“Si tenemos que ir a los tribunales, iremos a los tribunales. Si tenemos que ir a las calles, vamos a las calles. Que en cualquier esquina de esta ciudad y de todas las ciudades de América, vamos a enfrentar a Donald Trump”, expresó Espaillat.

El político dominicano, que recién asumió su puesto en el congreso en Whasington, dijo estar preocupado por los efectos que los recortes de fondos a las “ciudades santuarios” puedan tener en la seguridad pública, ya que actualmente un inmigrante indocumentado puede ir a la policía sin preocupación de ser arrestado por su estatus migratorio. En particular, mencionó su preocupación por las mujeres inmigrantes que son víctimas de violencia doméstica y por temor a ser deportadas no vayan a reportar sus casos en las comisarías.

Además de los oficiales electos se hicieron presentes líderes religiosos y comunitarios, así como algunos residentes de El Bronx, quienes también mostraron solidaridad por los inmigrantes.

Entre ellos estaba una mexicana quien prefirió no dar su nombre por su estatus de indocumentada. “No es justo que nos quiten esta ciudad como santuario”, expresó la madre de tres niños estadounidense. “Hay muchas personas que vienen a este país por el bienestar de sus hijos”, dijo.

(El Diario NY)